500 años de Lutero

500 años de Lutero

El pasado 31 de octubre hubo un acontecimiento singular y no, no me refiero a la fiesta de Halloween, si no, más bien al 500º aniversario de la reforma protestante.

Una reforma nacida de la mano de Martin Luder, más conocido como Martin Luther o Martín Lutero, gracias a él nace la reforma protestante o el luteranismo.

Pero, ¿Quién fue Lutero? Pues bien, Lutero era un teólogo y fraile agustino católico alemán, el cual era un fiel amante a la iglesia, a dios, y al pueblo. Todo comenzó cuando veía acciones tanto de curas, como de arzobispos, que no se sostenían con lo que promulgaba la biblia y la palabra de dios, por ejemplo, la gente de dinero podía comprar cartas de indultos por los pecados cometidos, e incluso para sus propios familiares, inclusive, para sus muertos que yacían en el purgatorio, se otorgaba un pago comedido a su falta para que este fuese rescatado de los infiernos y fuese llevado al cielo, en cambio los más humildes iban a confesarse y pedir perdón y clamor a dios, un perdón que les valía lo poco que tuvieran, si no, eran ignorados por la iglesia.

Ejemplo de ello, fue el santísimo fraile dominico Johann Tetzel, reclutado con la misión divina, de viajar a todo aquel territorio episcopal de Alberto de Brandeburgo, conocido como el Arzobispo de Maguncia. Vendía indulgencias por doquier, para reparar cualquier pecado fuese el que fuese, y su deber era claro, obtener cuan más dinero mejor para así financiar la edificación de la Basílica de San Pedro, cuna del papa y del cristianismo. Lutero observó, como se llevaba a cabo ese tráfico de indulgencias y lo vio como un gravísimo abuso de poder eclesiástico y una práctica lejana a las santas escrituras, propagando así la mentira y la confusión entre la gente, dado que ya no valía arrepentirse de manera sincera o confesarse, si no, que además debías financiar con lo que pudieras aportar, el perdón o la extremaunción.

Lutero dio tres sermones entre 1516 y 1517 en contra de las indulgencias pagadas, lo cual, viendo que no dio resultado, optó por redactar de su puño y letra 95 tesis, 95 tesis que fueron clavadas con postes en las puertas de la iglesia del palacio de Wittenberg con la esperanza de poder debatir sobre ellas teológicamente. Las tesis hacían un clamor en contra de la avaricia de la iglesia y de cómo ésta, parecía estar alejándose de manera peligrosa de las santas escrituras. Las tesis escritas en latín, tuvieron un efecto inesperado pues todos se sumaron a ellas, y rápidamente se tradujeron al alemán y fueron copiadas e impresas de manera fugaz, así como su divulgación, en dos semanas se habían difundido por casi toda Alemania y en los próximos meses casi por todo el territorio europeo. En cuanto las tesis fueron llegadas a las manos del papa, (León X) éste hizo caso omiso a la rebelión y mando como respuesta diciendo que era un borracho alemán el que había escrito esas tesis, y que cuando anduviera sobrio cambiaría de parecer. En cambio en 1518, tras la indiscutible rebelión de la gente de manera teológica, el papa, ordenó al profesor dominico Silvestre Mazzolini que investigara, con el afán de desacreditar a Lutero y su reforma episcopal, finamente, las tesis fueron condenadas por el papa en 1520 bajo la bula “Exsurge Domine” la cual, fue quemada públicamente por el propio Lutero, en 1521 se le citó de manera amistosa para que compareciera y se arrepintiera, cosa que el propio Lutero no hizo, y fueron excomulgados tanto él como sus partidarios. De regreso a Wittenberg fue interceptado por su fiel maestro, “Federico el Sabio”, quien lo llevó al castillo de Wartburg y allí permaneció oculto, a salvo, se dejó barba y se hizo nombrar por su seguridad Junker Jörg (caballero Jorge). Durante su exilio tradujo el nuevo testamento de la biblia y se creó la biblia de Lutero, completamente en alemán, a través de ello quiso también erradicar el analfabetismo del pueblo, para que pudieran interpretar ellos mismos las santas escrituras, sin necesidad de intermediarios.

Naturalmente, hay mucha más historia detrás del gran Lutero, un valiente en aquella época como nadie, se enfrentó a un poder casi infinito como el de la iglesia y sus decretos papales, solo proclamaba justicia y un pueblo menos pobre analfabéticamente hablando, para que pudiera defenderse del engaño, obtuvo muchísimos seguidores y aun hoy día, el movimiento “Luteranismo” y la iglesia protestante se deben a su lucha, aunque es una pena que en países como en España pasen como hechos inadvertidos y de poca relevancia en cuanto a nuestras instituciones monásticas. Si pueden, y les interesa, lean acerca de las reformas que hizo el gran Lutero, pues algunas son realmente interesantes y relevantes, hasta tal punto que cambió a la iglesia tal como se conocía y a su abuso de poder y de conocimientos, e hizo lo que pocos logran, cambiar la historia de manera justa, sin más armas que las palabras y que hace que gente como yo, que no cree en dios y en su iglesia, si creamos en quien cree en la justicia y las palabras, tenga la creencia religiosa o política que tenga. Espero ilustrarles sin aburrirles mucho, el pie del conocimiento no se mide por cuan, famoso sea o cuan,  grande sea la zapatilla que lo sustenta, si no, más bien por el recorrido que más verdad posea.

Aquí les dejo algunas de las 95 tesis más relevantes para mí, y que más cabreó a las élites eclesiásticas.

Disputatio pro declaratione virtutis indulgentarium (Cuestionamiento al poder y eficacia de las indulgencias):

  1. Mera doctrina humana predican aquellos que aseveran que tan pronto suena la moneda en la caja, el alma sale volando.
  2. Cierto es que, cuando al tintinear, la moneda cae en la caja, el lucro y la avaricia pueden ir en aumento, más la intercesión de la iglesia depende solo de la voluntad de dios.

51. Debe enseñarse a los cristianos que el papa estaría dispuesto, como es du deber, a dar de su peculio a muchísimos de aquellos a los cuales los pregoneros de indulgencias sonsacaron el dinero aun cuando para ello tuviera que vender la basílica de San Pedro, su fuera menester.

59. San Lorenzo dijo que los tesoros de la iglesia eran los pobres, mas hablaba usando el término en el sentido de su época.

60. No hablamos exageradamente si afirmamos que las llaves de la iglesia (donadas por el mérito de Cristo) constituyen ese tesoro.

64. En cambio, el tesoro de las indulgencias, con razón, es sumamente grato, porque hace que los postreros sean primeros.

65. Por ello, los tesoros del evangelio son redes con las cuales en otros tiempos se pescaban a hombres poseedores de bienes.

66. Los tesoros de las indulgencias son redes con las cuales ahora se pescan las riquezas de los hombres.

67. Respecto a las indulgencias que los predicadores pregonan con gracias máximas, se entiende que efectivamente lo son en cuanto proporcionan ganancias.

79. Es blasfemia aseverar que la cruz con las armas papales, llamativamente erecta, equivale la cruz de cristo.

80. Tendrán que rendir cuentas los obispos, curas, y teólogos, al permitir que charlas tales se propongan al pueblo.

81. Esta arbitraria predicación de indulgencias hace que ni siquiera, aun para personas cultas, resulte fácil salvar el respeto que se debe al papa, frente a las calumnias o preguntas indudablemente sutiles de los laicos.

84. Del mismo modo: ¿Qué es esta nueva piedad de dios y del papa, según la cual conceden al impío y enemigo de dios, por medio del dinero redimir un alma pía y amiga de dios, y por qué no la redimen más bien, a causa de la necesidad, por gratuita caridad hacia esa misma alma pía y amada?

86. Del mismo modo: ¿Por qué el papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?

90. Reprimir estos sagaces argumentos de los laicos sólo por la fuerza, sin desvirtuarlos con razones, significa exponer a la iglesia y al papa a la burla de sus enemigos y contribuir a la desdicha de los cristianos.

92. Que se vayan, pues todos aquellos profetas que dicen al pueblo de Cristo: “Paz, paz”; y no hay paz.

95. Y a confiar en que entrarán al cielo a través de muchas tribulaciones, antes que por la ilusoria seguridad de paz.

Wittenberg, 31 de octubre de 1517.

 

The following two tabs change content below.

Aarón Tena Cortés

Latest posts by Aarón Tena Cortés (see all)

Deja un comentario

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Member of The Internet Defense League
A %d blogueros les gusta esto: