¿Agosto destructor de parejas?

¿Agosto destructor de parejas?

separacionbye

Esta semana tomando café con una amiga de toda la vida me comenta que un conocido de ambas se ha separado de su mujer, después de apenas dos años de matrimonio. Me sorprendió. Eran a mis ojos como la pareja perfecta, o, mejor dicho la pareja imperfectamente perfecta (si es que eso existe, claro).
Resulta que fue en verano en plenas vacaciones cuando la crisis se hizo latente y, cuando parece ser no había forma alguna de disfrazarla o suavizarla.
Así que mi querida amiga y yo entramos en una espiral de reflexiones, interrogantes, que por otra parte nada nuevos, sobre como podía ser posible que en plenas vacaciones, cuando damos por supuesto que es un tiempo de relax hayan tantas parejas que digan sefiní, puesto que cerca de un 30% de divorcios acontecen en periodo vacacional.

Es sabido por todos que el calor implacable irrita el carácter, no importa que el estrés, la rutina diaria o, el yugo de las obligaciones en el mundo en el que vivimos se disuelva, y quede en un estado de pausa como una visita agridulce ( o amarga para otros) a la espera.

¿Pero podríamos acaso apuntar y responsabilizar al caluroso agosto como detonador y rompedor de parejas?

Pues pienso y creo que no. Ya que, evidentemente es cuando andamos más ligeros de ropa, la carne se muestra, aumenta el deseo sexual, las mágicas noches de verano…
Una buena sesión de sexo fulmina un carácter irritable. Terapia carnal. Nada nuevo, aunque claro con el tiempo la pasión inicial en las parejas disminuye, pero no por ello no se goza de la compañía de la pareja.

El amor no es solo sexo.

¿Son entonces las semanas, días, horas, segundos conviviendo juntos?
¿Es el tiempo como Cronos devorando a sus hijos?
¿En tal caso qué devora?
El autoengaño que durante el año se niegan a ver. La cruda realidad. Nada más.

Me niego a culpar a largas jornadas de trabajo, preocupación económica, familiar o situación actual del país como responsables absolutos de que el amor se despidió en una calurosa noche de verano. No. No, eso sería muy fácil.
Tampoco es que sea difícil. Simplemente es natural. Sabemos sobradamente que la convivencia en pareja y lo que se crea en ella tiene sus luces y sombras independientemente de si es enero o agosto.
Y, cuando más sombras ganan, la relación de pareja más directa al precipicio.

El caluroso agosto los deja desnudos, y ni el fotoprotector solar alto les evita quemarse.
Desnudos, la realidad los abrasa.

The following two tabs change content below.

Maite San Sebastian

Latest posts by Maite San Sebastian (see all)

2 Comments

  1. celeste mares says:

    Me encanta.gran verdad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: