Apuntes de Economia I. ¿Qué es un episodio de especulación financiero?

Apuntes de Economia I. ¿Qué es un episodio de especulación financiero?

280px-War_of_wealth_bank_run_poster

 

Examina los anales de la historia, recuerda lo sucedido en el ámbito de tu propia experiencia, considera con atención la conducta de casi todos los grandes desafortunados, tanto de la vida pública como de la privada, sobre los que hayas leído, oído hablar o recordado; y verás que las desgracias de una gran parte de ellos derivan de no saber cuándo estaban bien, cúal era el momento de quedarse quietos y darse por satisfechos. ADAM SMITH. Teoría de los sentimientos morales

Las economías de libre mercado se suelen entregar a episodios recurrentes de especulación que con el paso de los años forman parte de la historia.Estos sucesos suelen desembocar en crisis financieras que se asocian a los puntos máximos de los ciclos económicos. Aunque haya economistas que postulan que el curso de los acontecimientos en el mundo es impredecible y por lo tanto son fieles acólitos de la Teoría del caos aplicada a la economía como ciencia social, yo, en cambio, entiendo que la economía necesita a la historia en su afán de entender el mundo y tratar de solucionar los problemas derivados de los excesos de los mercados financieros.

Aquí nos proponemos empezar una serie de artículos que tratan de explicar las crisis financieras a lo largo de la historia para observar que siempre se repiten las mismas pautas, los mismos comportamientos y por lo tanto, los mismos errores tanto de las grandes instituciones como de los individuos como inversores particulares.

Un episodio de especulación normalmente empieza gracias a cualquier artefacto o descubrimiento que parezca nuevo y deseable, lo que provoca que su precio aumente. Este incremento y las perspectivas que atraen a nuevos compradores determinan una nueva alza. Entonces aún son más los atraídos que también compran, y la subida continúa. Pasado el tiempo, la caída en los precios es inevitable. Algo desata el revés final y se produce el colapso.

El episodio de especulación nunca termina con una lamentación y siempre con un choque violento

Los que se enredan con la especulación experimentan un incremento de riqueza y nadie desea creer que esto es fortuito o inmerecido, todos prefieren considerar que es el resultado de su superior visión o intuición y de este modo, el elevado incremento de los activos se apodera de los pensamientos y las mentes de quienes obtienen tales exorbitadas ganancias. La especulación acapara, en un sentido muy literal, la inteligencia de quienes se entregan a ella. y tal especulación es el catalizador del incremento desmesurado del valor objeto de la especulación y se convierte en “euforia”. Y ligado a la euforia se une también la condena que el público respetable y la opinión de los financieros dirige a quienes expresan dudas acerca de la situación de los mercados en efervescencia.

En resumen, el episodio eufórico está protegido por la voluntad de quienes participan en él, con objeto de justificar las circunstancias que los están enriqueciendo. Y está asimismo protegido por la voluntad de ignorar, exorcizar o condenar a aquellos que expresan dudas.

1929crash-es

Pero definamos mejor el concepto de euforia financiera. Según Hyman Minsky, supongamos que el deseo de especular se halla presente y se transmuta en una demanda efectiva de bienes o activos financieros. Al cabo de un tiempo, la demanda incrementada presiona contra la capacidad de producción de bienes o contra la oferta de los activos financieros existentes. Los precios aumentan, dando origen a nuevas oportunidades de beneficio y atrayendo a más compañías e inversores. Se desarrolla un feedback positivo al tiempo que la nueva inversión conduce a un incremento de la renta que estimula mayores inversiones e incrementos de rentas. En este punto se encuentra lo que Minsky denomina “euforia”. La especulación para lograr incrementos de precios se añade a la inversión para generar incrementos de producción de bienes y su venta. Si este proceso cobra fuerza, el resultado es con frecuencia, aunque no inevitablemente, lo que Adam Smith y sus coetáneos denominaron sobrenegociación, que puede ser tanto pura especulación para lograr incrementos de precios como sobrevaloración de los futuros beneficios o incluso un apalancamiento excesivo.A medida que las compañías o las familias ven a otros obtener copiosos beneficios, fruto de compras y reventas especulativas, tienden a hacer lo propio: las ovejas siguen al rebaño. en este momento, la especulación para obtener un beneficio se separa de la conducta normal, racional y deriva hacia lo que se ha denominado “burbuja”.

Yo defiendo el enfoque histórico de las crisis financieras como culminación de un período de expansión que conduce a una bajada y contra las acusaciones de que es un proceso puramente anecdótico por una parte y de que se apoya en la irracionalidad por otra.

La acusación de que es anecdótico se pude rechazar rápidamente. Las anécdotas son pruebas y lo que importa es si las pruebas son representativas o no. Y estas crisis, como la de 1987, 1929, años 70, o la última de 2007, sólo por citar las más recientes y por lo tanto conocidas, aunque como veremos en próximos artículos a lo largo de la historia hay donde elegir, son lo suficientemente representativas para establecer un patrón recurrente en la vida económica del capitalismo.

La acusación de irracionalidad se basa en el hecho que la teoría económica entiende que los mercados se comportan de manera racional, es decir, conforme a los modelos económicos estandar. Por lo tanto, la racionalidad es una hipótesis a priori más que una descripción del mundo real. yo creo que podemos considerar como hipótesis útil la racionalidad de los mercados a largo plazo. El mundo actúa, más o menos, como si los hombres fuéramos racionales a largo plazo, pero si los mercados fueran a veces irracionales a corto plazo, los precios podrían subir y bajar excesivamente respecto a los valores a largo plazo, produciendo incluso, de forma ocasional, cambios dinámicos que no se habrían producido en mercados totalmente racionales, dando lugar a las consabidas burbujas financieras, o procesos de especulación.

En próximos artículos abordaremos las causas que ejercen de catalizador para iniciar un proceso de especulación financiera que deriva finalmente en burbuja así como una descripción pormenorizada de una serie de burbujas financieras a lo largo de la historia económica del mundo.

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Member of The Internet Defense League
A %d blogueros les gusta esto: