El autocine más grande de España abre sus puertas en Madrid

El autocine más grande de España abre sus puertas en Madrid

Aunque la experiencia de disfrutar del cine sobre un cielo estrellado en el interior de un coche parece de otra época y típicamente estadounidense, la fiebre del autocine volverá a España transformado en un auténtico drive-in a la americana, en una superficie de 27.000 metros cuadrados y una capacidad para más de 300 vehículos. Autocine Madrid RACE abrirá sus puertas el próximo 24 de febrero en la zona de Chamartín – Fuencarral, acercando así a los madrileños esta olvidada forma de ver cine.

Una curiosidad a destacar, es que el sonido de las películas se escuchará a través de la radio de los coches, y, por si fuera poco, se ofrecerá un servicio de restaurante y zona de terraza. Desde la fecha de inauguración hasta el 3 de marzo, los que acudan podrán disfrutar de la proyección del clásico americano Grease. ¿Cómo iba a faltar la historia entre Sandy y Danny para celebrar la vuelta a lo vintage en la capital madrileña?

El autocine surgió en Norteamérica, y alcanzó su auge a finales de los 50 y principio de los 60. En Europa también llegó a alcanzar una gran popularidad, pero debido a los costes de mantenimiento e infraestructuras y sobre todo a la era de las nuevas tecnologías, se encuentra en peligro de extinción. En España todavía quedan algunos, repartidos sobre todo por la costa mediterránea, como el Autocine Denia, operativo desde 1979 o el Autocine Star de Valencia, que abrió sus puertas en la década de los 80.

Esta alternativa a las típicas salas en los multicines o la televisión de pago, pretende que se vuelva a tener ilusión en ver el cine de una forma diferente y tradicional. “Es un plan que ilusiona a la gente, una manera diferente de ir al cine que ahora mismo no existe en Madrid” defiende Javier Fernández, uno de los responsables de esta iniciativa en unas declaraciones para ElDiario.es .

Podemos tomarnos esta vuelta al pasado en el centro de España como un punto de reflexión para recordar todas esas maravillosas cosas que existían antes de la era digital, y que sin saber cómo ni por qué, cayeron en el olvido.

 

The following two tabs change content below.

Ana Belén Ramos

Estudiante de tercer año de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos de Fuenlabrada (Madrid).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: