El nuevo hospital de Llíria precipita su apertura

El nuevo hospital de Llíria precipita su apertura

El pasado 3 de marzo, el Hospital de Llíria abrió sus puertas con tal de ofrecer servicio a 31 municipios distribuidos entre el Rincón de Ademuz, Camp del Túria y la Serranía.

El hospital, cuyas obras fueron ignauguradas en 2007 previa a la campaña electoral del momento, alimentó la esperanza de muchos habitantes que se veían obligados a desplazarse hasta la capital para recibir atención sanitaria especializada. Las obras fueron paralizadas por “motivos económicos de la crisis” en 2012 y no fueron retomadas hasta hace 1 año. Mientras tanto, los ciudadanos indignados crearon una plataforma en las redes sociales con tal de reivindicar este hecho.

Pese a no estar del todo acondicionado, tuvo que ser ignaugurado a “corre prisa” por la proximidad de las elecciones de este año (por ley, no están permitidos actos públicos en campaña electoral). Enfermeros , médicos, auxiliares y demás personal sanitario se trasladaron los días previos a su nuevo puesto de trabajo para que todo estuviera listo, cual fue su sorpresa al ver la terrible carencia de mobiliario que había en el centro: las plantas de hospitalización carecían de camas, las consultas de sillas, cajas llenas de material amontonadas en los pasillos, cableado eléctrico por arreglar…

Todo esto no se solucionó a tiempo y el primer día de apertura, concretamente con los servicios de consultas externas, urgencias y rehabilitación, los pacientes permanecían de pie en la sala de espera por carecer ésta de bancos para sentarse y las urgencias debían ser diferidas de nuevo al hospital de referencia (Arnau de Vilanova) por no disponer de los medios necesarios. Lo único que parecía correctamente equipado era el área de rehabilitación.

Una semana después , trabajadores y pacientes reclaman la falta de recursos con los que se ha abierto el hospital. Enfermeras declararan ” que no tienen ni betadine” , las salas carecen de elementos mínimos , el servicio de farmacia no está preparado para dispensar todos los medicamentos (los cuales son traídos diariamente en ambulancia desde el Arnau de Vilanova, con el coste añadido que esto supone). Así un largo etcétera de acontecimientos que indigna cada vez más tanto a empleados como a usuarios.

Así pues, la apertura precipitada del hospital, esperado desde hace 8 años, hace dudar a los ciudadanos sobre las verdaderas intenciones de su construcción. Muchos temen que las promesas que se hicieron en el pasado no cumplan con las expectativas creadas y que su salud esté a merced de intereses electorales.

The following two tabs change content below.

One Comment

  1. maria amelia lopez blanco says:

    muy bien!! a ver si en este pais hay menos inauguraciones electoralistas, y le dan al ciudadano una sanidad de calidad

Deja un comentario

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Member of The Internet Defense League
A %d blogueros les gusta esto: