Escolarización y guerra

Escolarización y guerra

Aseguran que la infancia es el periodo principal y esencial para desarrollar todo tu conocimiento. Una época en la que prácticamente absorbes todo tipo de saberes e incluso algunas habilidades sociales muy importantes para relacionarte con el resto del mundo, algo de gran envergadura en nuestra sociedad actual.

Según los estudios sociológicos, antropológicos y psicológicos de UNICEF, durante esta primera etapa de la vida, los niños y las niñas forman su inteligencia, identidad y su comportamiento ante la sociedad. Así pues, muchos de ellos no reciben ni la educación ni la atención necesaria para crear conductas ejemplares de cara al futuro, y no es precisamente porque no quieran hacerlo.

Existen múltiples regiones del mundo donde estos infantes no tienen la oportunidad de recibir una enseñanza digna, aunque esta sea un derecho universal. Esto ocurre, en Liberia, país africano con mayor porcentaje de infantes sin escolarizar, con dos terceras partes de niños de primaria que no asisten a la escuela. Así pues, el deseo de poder asistir a un colegio de enseñanza básica sigue siendo un sueño inalcanzable para muchos de estos pequeños, algo totalmente injusto e intolerable en el siglo XXI.

Esto sucede, por ejemplo, en Siria y Sudán del Sur, donde existe un conflicto armado que no solo afecta a la enseñanza gratuita y de calidad, sino a otros aspectos relevantes de la sociedad como el hambre, la paz e incluso la injusticia y la inestabilidad que se viven en el país. Es aquí, en estos países en guerra, donde los más pequeños tienen que asumir responsabilidades que no se les atribuye por naturaleza.

En el caso sirio, se desconoce el número de niños escolarizados en los últimos años debido al continuo enfrentamiento. Sin embargo, sí se puede llegar a conocer las estrategias básicas que se aplican en estos lugares. Según UNICEF “para los países afectados por un conflicto, la escuela prepara a los niños con los conocimientos y las destrezas que necesitarán para reconstruir sus comunidades cuando se acabe esta crisis”.

Es en este mismo punto donde nos replanteamos el caos y los problemas que poseerán estos infantes en un futuro no tan lejano. Hemos dejado que potencias mundiales y las consecuentes batallas acaben con un derecho tan fundamental como el de la enseñanza. Así pues, ya no solo se debería hablar de educación ni compromiso social, sino de la vida que se les está arrebatando, cada día más. Solo en Siria millones de personas han muerto por los continuos bombardeos. El último, uno químico, provocó cuatro decenas de muertos, entre ellos una multitud enorme de niños y niñas, además de casi quinientos afectados.

Pero, ¿qué responden las potencias mundiales ante estas atrocidades? Estas naciones, que serían las piezas clave para recomponer la sociedad con el poder que poseen, solo responden con una serie de cosas: más misiles lanzados a lugares repletos de civiles, más muertes y un mundo cada vez más difícil de reconstruir. Este es el legado que se dejará a miles de niños y niñas. Un futuro cada vez más incierto del que aún no hemos visto nada y del que, probablemente, saldremos todos perjudicados.

The following two tabs change content below.

Lorena Company Villora

Latest posts by Lorena Company Villora (see all)

Deja un comentario

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Member of The Internet Defense League
A %d blogueros les gusta esto: