Fallece la ex-alcaldesa de Valencia Rita Barberá

Fallece la ex-alcaldesa de Valencia Rita Barberá

Esta mañana la noticia del fallecimiento de la ex-alcaldesa de Valencia y senadora del PP valenciano, Rita Barberá, ha recorrido todos los rincones de la geopolítica española.

Con 68 años, Barberá falleció en un hotel de Madrid, próximo al Congreso de los Diputados, de un infarto de miocardio, aunque los forenses han decidido realizarle la autopsia, por lo que su cadáver ha sido trasladado al Instituto Anatómico-Forense.

Este trágico suceso pone punto final a la larga y dedicada carrera política de la senadora, de importante militancia del PP. R.Barberá se mantuvo en la alcaldía valenciana durante 24 años, un periodo de tiempo que hasta ahora ningún otro alcalde/alcaldesa ha conseguido batir. Los proyectos que inició en la ciudad mediterránea fueron inumerables y muchos de ellos con gran importancia para la imagen de la ciudad ( el mundial de fórmula 1, la visita del Papa Benedicto XVI) , sin embargo, de igual magnitud fueron las deudas que legó en las arcas valencianas, al igual que los casos de corrupción en los que se encontraba presuntamente implicada y por los que actualmente estaba siendo juzgada. Sin ir más lejos, el pasado lunes Rita era noticia por haber ido a delcarar al Tribunal Supremo por el presunto blanqueo de capitales que caracterizaba al caso “Taula”, uno de tantos en los que se había visto implicada.

Tras la noticia de su presunta participación en las tramas de corrupción política y la pérdida de la alcaldía valenciana en las pasadas elecciones autonómicas en favor del actual alcalde Joan Ribó (Compromís),  la senadora fue perdiendo apoyos dentro del PP, que incluso esperó con impaciencia su dimisión. Pero Rita Barberá, que estudió Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales en la Universidad de Valencia, era una mujer de armas tomar y se negó a ceder a presiones y a dimitir. Así pues, su actitud de responsabilidad política se limitó a darse de baja del PP el pasado septiembre e integrarse en el Grupo Mixto del Senado, negándose a ser su portavoz.  Barberá consideraba que dimitir sería asumir su responsabilidad en las tramas de blanqueo de capitales, además de que supondría perder su condición de aforada en el Senado que la podría ayudar a eximir su culpabilidad ante los juicios venideros.

En este entramado político y judicial no es de extrañar que el estrés y la incertidumbre hicieran mella en la ex-alcaldesa, que esta mañana entró en parada cardiorrespiratoria y, finalmente, abandonó este mundo.

Las reacciones de sus compañeros políticos han sido correctas y entrañables, dando el pésame tanto a los familiares como entre ellos, por perder tan destacado militante. Las alabanzas de los populares han sido numerosas, pese a las duras palabras que se oyeron de sus bocas antes de su muerte. Han hablado de una cacería injusta contra la ex-alcaldesa y de su gran labor en la política valenciana. Militantes de otros partidos han seguido los mismos protocolos mostrando sus respetos a su persona, aunque no todos han estado de acuerdo en el homenaje con un minuto de silencio que se ha ofrecido en el pleno del Congreso esta mañana. En este panorama se pone en evidencia la división del país en cuanto a buena conducta política se refiere, donde muchas veces se homenajea al caído que hizo caer a muchos otros en el camino.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Member of The Internet Defense League
A %d blogueros les gusta esto: