Edición de imagen por Santiago Olmo Montero

Edición de imagen por Santiago Olmo Montero

No borres a tu hijo

Todo padre quiere lo mejor para su hijo/a, y se esfuerza para que así sea: colegios, actividades extraescolares, excursiones…

En un país a la cabecera del fracaso escolar en Europa, el rendimiento académico es algo que preocupa a muchos padres, y no es para menos. Los estudios son importantes para que un niño se desarrolle psicológica e intelectualmente, para que madure y mantenga su cerebro activo.

Pero no es eso lo único que necesita, también debe recibir afecto, juego, disciplina, un poquito de responsabilidad.. todo en su justa medida para que crezca emocionalmente sano. De esto se ocupa la educación que le damos en casa, y que es tan importante como la del colegio.

También fundamental, es su desarrollo físico: una buena alimentación y actividad física harán que sea un adulto sano. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda una hora de ejercicio diario para un correcto desarrollo musculo-esquelético y para evitar la obesidad infantil, otro problema en el que España está también de las primeras. Pero desgraciadamente nuestro sistema escolar no cubre suficientemente las necesidades físicas del niño. Realmente, muchos damos menos importancia de la que tiene a la educación física, cuando es la única asignatura que abarca el aspecto corporal del desarrollo.

Vista esta carencia, es triste ver que muchos padres, angustiados porque el niño/a ha suspendido, lo “borran” de las actividades extraescolares de caracter deportivo que tanto le gustan y divierten a modo de castigo. Esto es un error, no sólo le estamos privando de algo que disfruta, sino que estamos interfiriendo negativamente en su crecimiento.

Hay muchas razones para que un niño o niña vaya mal en clase, miles de distracciones, y la labor del padre debe ser investigar cual es la causa, e intentar motivarlos para que sigan hasta llegar a ser lo que desean. Ponerse en manos de un especialista (pedagogos, psicológos, etc) puede ser mucho más productivo que borrarlo de la actividad extraescolar que haga.

El deporte estimula la formación ósea, fomenta el desarrollo muscular, evita la obesidad, regula el apetito, les ayuda a ser más felices, permite que se relacionen y que aprendan a controlar sus emociones, a canalizar toda su energía. No sólo eso, muchos estudios científicos demuestran que aumenta su rendimiento escolar y son más eficaces con la administración del tiempo, incluso más responsables.

Por tanto, debemos entender que una persona tiene muchas facetas a desarrollar y que el resultado académico no es todo lo que la determina. Ayudar a crear unos hábitos de vida saludables no solo le asegurará una mejor calidad de vida, sino también un buen desarrollo como personas.

The following two tabs change content below.

One Comment

  1. maria amelia lopez blanco says:

    Muy buen articulo, felicidades

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: