NUESTROS MIEDOS, AGALLAS Y DEMÁS CONTRARIEDADES

NUESTROS MIEDOS, AGALLAS Y DEMÁS CONTRARIEDADES

“Ehh… pshh… estoy aquí…” y alza su mano como el alumno aplicado que sabe la respuesta. A lo largo del camino te los irás encontrando, aparecerán cuando menos te lo esperas, inevitablemente… recuérdalo pequeña…

En ocasiones agazapados, disfrazados de coba desapercibida, de falsa modestia, te harán carantoñas infinitas al ego, y pretenderán venderte el humo de vivir entre algodones… estate atenta, pequeña…

Multitud de ofrendas de arrumacos, adulaciones, zalamería… todo incondicional y sin aparente pretensión, fachada idílica de la princesa en su castillo… no bajes la guardia, pequeña…

Llegará esa inquietud que te da vida, como ese cosquilleo esperando en “llegadas”, cuando se recoge a una persona especial que embarca después de mucho tiempo, y permaneces atento, nervioso, exaltado… mientras buscas su cara entre el gentío…

Quizás no debería revelarte estos miedos, pero son los que te ayudarán a tener agallas, a crecer, a construir, a hacerte fuerte y vigorosa, a quererte por encima de todo y de todos, a no ser un títere en manos ajenas…

Quizás no debería pero voy a hacerlo, y lo hago porque se, pequeña, que tristemente, una mañana al azar tu corazón aparecerá roto… el mismo que entregarás sin condiciones, que abrirás cargada de ilusión, de expectativas, de sueños y esperanzas… hacia otro no tan auténtico y noble, no tan honrado, ni tan generoso…

A veces con fisuras, pero otras destrozado, imposible a priori de reparar, como ese puñado de cristales inservibles en el suelo tras un vendaval… y dolerá… pero no como cuando te dicen “no va a ser nada” y luego lo es… un poco más…

Espero que el día que decida explicarte todo esto, puedas perdonarme la osadía, el atrevimiento por mi parte de acercarte a la realidad más palpable de tu trayecto. Mi intención, pequeña, no será otra que engrasar las bisagras de esa puerta blindada, robusta y de tan difícil acceso para algunos, pero para la que no existen cerrojos ante quien sabe a dónde se dirige…

Lo que hay detrás suelen llamarlo felicidad, pequeña… y muchos no saben que la llave se enreda entre esa maraña de sensaciones, aprietos y dificultades… imposible de desatar sin aprender de ellos…

Forma parte del juego, pequeña, y te aseguro que merece la pena jugar…

The following two tabs change content below.

Claudia Espinar De La Vega

Latest posts by Claudia Espinar De La Vega (see all)

Deja un comentario

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Member of The Internet Defense League
A %d blogueros les gusta esto: