“Nuevo” (sic) LP de Calamaro y Bunbury “Hijos del Pueblo”

“Nuevo” (sic) LP de Calamaro y Bunbury “Hijos del Pueblo”

El 14 de abril se presenta el “nuevo” disco de Calamaro en colaboración con Bunbury, disco en vivo de la gira que vienen realizando ambos cantantes de manera conjunta y en buena armonía. Ya se sabe que los viejos dinosaurios tienden acercarse en su senectud, en este caso musical, y lamerse las heridas y contarse batallitas de cuando eran jóvenes y con talento (Bunbury ni talento, sólo gorgoritos ).

No estoy seguro acerca de si el título del disco hacer referencia al himno anarquista creado en 1885 pero bueno, no deja de ser una anécdota.

Como de anécdotico, banal, insustancial y hueco podría definirse este disco. Muchas veces me pregunto en qué piensan los escritores, pintores, músicos, a la hora de decidirse a crear una obra. Pero en esta ocasión creo que simplemente no piensan en absolutamente nada porque si lo hicieran hacía tiempo que ambos cantantes habrían aparcado sus carreras musicales y se dedicarían a la pesca de la trucha o al cultivo de tomates, actividad mucho más fructífera sin duda que el disco que nos presentan (al menos su trabajo se podría servir en ensalada).

Se ve que en la gira conjunta en México, allá por los meses de octubre y noviembre pasado, se les ocurrió tan extraordinaria idea.

En este disco en vivo, hay un homenaje al recientemente fallecido Gustavo Cerati con una de sus canciones “Crimen” y toda una serie de canciones ya escuchadas hasta la saciedad.

La prolífica actividad creadora de Calamaro que no deja de marearnos editando discos tiene para él un efecto perverso y es que con cada nuevo disco va enfangándose en la mediocridad y en la banalidad. Este autor no ha hecho absolutamente nada digno desde “El Salmón” (2000), magna obra y que siguió a sus extraordinarios “Alta Suciedad” (1997) y “Honestidad Brutal” (1999), cimas absolutas e incontrovertibles del rock en castellano. Por eso da pena cómo Calamaro malgasta su talento en colaboraciones sin sentido.

Da mucha rabia, además, porque Calamaro es uno de los grandes de la historia del rock en castellano, (nadie lo puede discutir), que se asocie y desde hace tiempo con un tipo como Bunbury, un cantante con un egotismo fuera de lo común, quien no consciente de su mediocridad, en su primer álbum tras su separación de Héroes del Silencio, sin ningún pudor se autoproclama el nuevo Morrison. He aquí uno de los grandes misterios de la música popular, cómo es posible que este grupo tuviera el éxito indiscutible que tuvo a pesar de los gorgoritos lastimeros de su cantante. Y no sólo eso, sino que Bunbury continuó su carrera en solitario, aunque en este caso sin ningún éxito (gracias a Dios).

En definitiva, estamos ante un disco que pasará sin pena ni gloria por las estanterías de los grandes almacenes a la espera de que algún incauto o algún incondicional con fiebre y problemas psicológicos se aventure a sacar su cartera y pagar por el disco.

Seguiremos opinando.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Member of The Internet Defense League
A %d blogueros les gusta esto: