Un paseo y algo más por las calles de Londres. I

Un paseo y algo más por las calles de Londres. I

Siempre he pensado que las calles de una ciudad son un trozo de historia viva y cambiante de la que sus habitantes son los verdaderos protagonistas aunque muchas veces ignotos. Solemos darle a las calles un sentido de utilidad y de existencia obligada pues son los espacios que delimitan nuestras viviendas. Pero pocas veces en nuestra vida cotidiana nos planteamos bucear un poco en la intrahistoria que se esconde en cualquiera de las muchas calles que solemos transitar habitualmente o que tal vez tengamos decidido hacerlo en un futuro. Parto del convencimiento de que todas las calles de este planeta por humildes e insignificantes que sean tienen su relato interesante. Para conocerlo sólo habría que tirar del hilo, por ejemplo, charlando con alguno de los ocupantes que las habitan en su inmediatez física. Desde este enfoque hoy, y en sucesivos artículos, quiero compartir con vosotros la experiencia de conocer historias interesantes de algunas de las calles más destacadas de Londres. ¿Me acompañas en este paseo?

Lo primera decisión que hay que tomar es cuándo y cómo queremos realizar nuestro recorrido. Es decir, debemos entender que según las circunstancias en que realicemos nuestra visita obtendremos percepciones diferentes. A la hora de disponernos a iniciar esta inmersión callejera debemos saber que el resultado obtenido dependerá absolutamente del planteamiento elegido a priori. Debemos decidir si lo que buscamos es el bullicio diario pletórico de estresados oficinistas, ejecutivos o comerciales intentando desesperadamente hacer el primer contrato del día o, si por el contrario, buscamos encontrarnos con calles que ofrecen un ambiente relajado, creativo, quizás bohemio, donde proliferan los artistas espontáneos: músicos, retratistas, mimos, malabaristas, etc. O tal vez prefiramos encontrar en la tranquilidad y quietud que se manifiesta en las calles cuando éstas están desérticas aquellos rasgos que el stress, el ruido, las prisas o las propias preocupaciones que suelen acompañarnos a todas partes y no nos dejan percibir con la intensidad que se merecen hechos o detalles merecedores de toda nuestra atención.

Así que a la hora de adentrarnos en la aventura de descubrir los secretos de cualquier ciudad y de sus calles deberemos decidir si iniciamos nuestra andadura cuando el día comienza y las calles empiezan a cobrar vida con los primeros aromas a café de las cafeterías más madrugadoras o con el sabroso y fresco olor a pan recién horneado proveniente de alguna panadería cercana. En esa hora temprana puede ser un placer descubrir olores, sonidos y matices de color característicos. También, por supuesto, la arquitectura y el estilo urbanístico propios de la calle o de la zona, e incluso nuestros ojos estarán en disposición de mirar el cielo y si el día esta soleado ver los reflejos de los primeros rayos del sol en edificios, ventanas o en la calzada quizás mojada… Tantos efectos, colores, formas, tanto por descubrir… Sólo es necesario poner nuestros sentidos a trabajar. No me detendré a hablar del resto de posibilidades. Visitar la calle en pleno ajetreo cotidiano propio de las horas punta. Muy interesante para descubrir cuanta actividad económica o comercial se produce en determinada zona pero no para quedarse con la personalidad propia de la calle ajena a toda esa actividad. Lo mismo o parecido se puede decir de la noche. Sin olvidar la gran diferencia que se produce en el resultado de nuestro itinerario callejero si éste tiene lugar en día laborable o en fin de semana.

Bajo todas estas premisas creo que merece la pena empezar el recorrido recordando los orígenes de la ciudad que pretendemos descubrir a través de sus calles. Londres fue fundada, en la zona que hoy se conoce por la City of London (Ciudad de Londres), por los romanos hace más de 2.000 años con el nombre de Londinium.  Hoy en día la City es el centro neurálgico de la economía británica, y uno de los distritos financieros por excelencia de todo el orbe. Pero en su momento sufrió dos incendios, uno en 1212, y el más importante y que arrasó la zona, el Gran Incendio de 1666. Este incendio se llevó por delante la ciudad medieval de Londres dentro de la vieja muralla construida siglos antes por los romanos y destruyó todo lo que encontró a su paso: casas, iglesias, la Royal Exchange, la antigua Catedral de San Pablo o el Ayuntamiento. Tras este devastador incendio la ciudad se fue reconstruyendo paulatinamente hasta ir adquiriendo el aspecto actual. En la reconstrucción se pretendió dotar a la ciudad de espacios amplios llenos de luminosidad pero no fue completamente posible por la permanencia en pie de las antiguas casas calcinadas cuya estructura se quiso conservar. No obstante, la amarga experiencia sirvió para respetar el criterio de que los nuevos edificios se construirían en piedra en lugar de madera y con la suficiente separación para evitar la rápida propagación del fuego en caso de un nuevo incendio. Como consecuencia de aquel incendio se levantaron edificios simbólicos en La City, como por ejemplo la Catedral de St. Paul y el propio monumento en honor a los daños causados por esta tragedia, The Monument, una gran columna de más de 60 metros de altura culminada por una urna dorada con forma de fuego. Siendo posible ascender a la cima del monumento subiendo a través de una estrecha escalera compuesta por 311 escalones.

Os propongo la seductora calle de Charing Cross como protagonista elegida para la primera de nuestras visitas a algunas de las… streets of London…

Charing Cross
Cualquier londinense sabe que Charing Cross es el nombre dado al espacio abierto en el extremo occidental de la Strand y al sur de la Trafalgar Square. El nombre se deriva probablemente de la mayor parte del antiguo poblado de Charing que tuvo aquí una especie de lugar de parada en tiempos pasados ​​para los viajeros entre las ciudades de Londres y Westminster; aunque algunos escritores han buscado su origen en las palabras “chère reine”, en alusión a la cruz que hizo poner el rey Eduardo I en memoria de su “querida reina” Eleanor. Las crónicas cuentan que fue un matrimonio en el que realmente reinó el amor. El rey llegó a decir en su funeral: “whom living we dearly cherished, and whom dead we cannot cease to love” (a quien en vida tan hondamente quisimos, a quien en su muerte no podemos dejar de amar).

Conviene saber que la cruz original fue desmontada hace varios cientos de años, durante la Guerra Civil Inglesa. Un acto de rebeldía respecto de los valores tradicionales que habían reinado hasta entonces y un símbolo de la instauración de un nuevo orden. En su lugar se colocó una estatua que posteriormente el Parlamento ordenó destruir aunque el encargado de hacerlo simplemente la escondió. Años más tarde, cuando se instaló la Restauración se erigió de nuevo la estatua, y en esta localización se ejecutaron a los rebeldes que habían sacudido el régimen de la monarquía inglesa.

En Charing Cross se encuentra la estación de trenes del mismo nombre, una de las más antiguas y céntricas de Londres. Fue inaugurada el 11 de enero de 1864 creando un edificio con techos con arcadas realizadas en hierro forjado, una técnica que se había puesto de moda desde mediados del siglo XIX y que fue tan común en la arquitectura ferroviaria.

Estación de Charing Cross

Desde el siglo XVIII Charing Cross se ha considerado como centro exacto de Londres. Es por ello que se utiliza como punto de referencia para medir las distancias de Londres a otros sitios de Reino Unido.

Charing Cross street

Estimado lector, queda mucho por decir sobre Charing Cross pero debo terminar aquí la referencia a este histórico lugar para darnos el pequeño respiro necesario que nos permita visitar, observar y disfrutar con espíritu renovado de otros sitios tan interesantes y que seguro que nos sorprenderán. Y mientras llega ese momento os planteo una pregunta… ¿Qué tipo de historias interesantes y seguramente desconocidas albergará la calle donde transcurre habitualmente tu vida? ¿Te lo imaginas?

 Charing Cross street

The following two tabs change content below.

Juan Manuel Sendón

Latest posts by Juan Manuel Sendón (see all)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: