“Pasolini” por Abel Ferrara

“Pasolini” por Abel Ferrara

Escandalizar es un derecho, ser escandalizado es un placer

El pasado 19 de marzo se estrenó en toda España el último film de Abel Ferrara “Pasolini”, biopic atípico centrado en narrar las últimas horas de vida de Pier Paolo Pasolini.

De la unión entre Pasolini, Ferrara y Dafoe sólo puede suceder la creación de una película realmente interesante, digna de ser visionada con suma tranquilidad y sobre todo recordada con el paso del tiempo. Sin embargo, en apenas dos o tres semanas la película ha desparecido de los cines comerciales y únicamente podemos verla en cines de autor. Este hecho, refleja más que nunca el carácter de la sociedad española, que parecería ahíta de cultura sino fuera porque la tozuda realidad nos indica que lo que realmente interesa a nuestra sociedad son representaciones culturales tan zafias como las 50 sombras de Grey, Torrentes o estupideces similares como los apellidos vascos (esto es un hecho incontrovertible, sólo hace falta ver las recaudaciones de los cines).

Quizá se le podría achacar a la película, que se encuentre rodada en inglés y no así en italiano, dada la procedencia de Pasolini, pero el propio Ferrara ha comentado que Dafoe, que guarda un extraordinario parecido con Pasolini, fue incapaz de rodar en italiano. De todas maneras este hecho, algo accesorio, no desmerece la importancia ni la calidad del film.

Para Abel Ferrara “Pasolini” es más que una historia en torno a un personaje histórico, es en cambio, la visión de un filósofo, de ahí que la película se centre en una combinación de todas las facetas de Pier Paolo, su carácter poético, sus ideas políticas, su visión de la sexualidad y de la religión.

Para sorpresa de todos los que hemos seguido la carrera cinematográfica de Abel Ferrara, esta película es muy equilibrada en su conjunto, y es sorprendente este equilibrio, pues de todos es conocido que el equilibrio no es una de las virtudes del director de Chelsea on the Rocks (2008) o Teniente corrupto (1992).

Dicho equilibrio se debe en gran medida a la interpretación que Dafoe hace de su personaje, un trabajo muy pausado el cual consigue que Ferrara en este film sea menos disperso que en otras ocasiones y además tendente a la digresión.

Abel Ferrara también asume la certeza de que los potenciales espectadores conocen a Pasolini y su obra artística. Quizá en otros países mas desarrollados culturalmente que el español, esto sea así, pero claro amigos, estamos en España, dudo mucho que Pasolini sea conocido más allá de los círculos puramente artísticos. Sin embargo, si gracias a este film una única persona se acerca al universo de Pasolini ya la película habrá tenido una razón de existir.

El film está realizado con una meticulosidad extraordinaria y con un cariño extraordinario al personaje central del biopic, al cual Ferrara considera como su maestro. Ferrara ha sido muy respetuoso con su maestro, ya que, por ejemplo corona el film con la voz excelsa de María Callas, quien era absolutamente admirada por Pasolini y principal de su versión de Medea (1969). Así como en la secuencia con Laura Betti esta le regala a Pasolini un disco de folclore croata, lo cual le sirve a Abel Ferrara para ilustrar el interés de Pasolini por el folclore de los distintos países del mundo, y que le servían como pilares sonoros en sus films.

En definitiva Ferrara no se aparta de su estilo, aunque trata de controlarlo, a lo mejor como homenaje a un cineasta que agitó sin dispersión. Quizá ésta sea una de las películas más directa y sintética de Ferrara aunque esto ni quiere decir que suavice en ningún momento del film el miedo y asco que Pasolini empezaba a sentir por el mundo en que vivía.

 

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: