¡Que se nos hunde la CAC!

¡Que se nos hunde la CAC!

Menuda imagen la de arriba, ¿verdad? Y es que ha llovido mucho desde entonces, han pasado tantas cosas que esa fotografía que os adjuntamos arriba desde luego que ni la recuerdo. En alguna parte de mi mente puede estar, pero no lo recuerdo.

No es fácil encajar una crítica y mucho menos constructiva, pero desde luego la Ciudad de las Artes y las Ciencias tiene como característica principal encajar duras críticas por su tan mala construcción. Es como empezar la casa por el tejado, que sin lugar a dudas, es lo que ha hecho Santiago Catalatrava.

Como el título del artículo dice, la CAC o más conocida como la Ciudad de las Artes y las Ciencias se está cayendo a trozos y se está hundiendo. De esto ya hable hace dos años en otro periódico de Alicante pero nadie hizo mucho caso… hoy puedo decir en voz alta “os lo dije…”.

El Museo Príncipe Felipe y el Museo-Auditorio Reina Sofía, se hunde debido a que está construido encima de un antiguo cauce, el cauce del río Turia que cruza prácticamente Valencia.
La madre naturaleza se está tomando la justicia por su cuenta y la tierra está cediendo sus sedimentos y, cómo no, encima de esa tierra está la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CAC).
La CAC se inauguró en 1998, con la apertura del Hemisferio. Once meses después se abrieron las puertas de Museo de las Ciencias Príncipe Felipe.
Desde entonces se ha ganado mucho, muchísimo dinero, gracias a ser el mayor reclamo turístico de la ciudad de Valencia, pero también ha hecho daño al ecosistema y al subsuelo.

Han querido contrarrestarlo creando un gran espacio verde, al que todos los valencianos (incluido yo) lo denominamos “el río”, para otros el nuevo cauce del río Turia que tiene más de 10 kilómetros de longitud.

Para quienes vayan buscando las cifras, he de decirle que para 2017 se empezará a notar que la CAC se hunde un par de centímetros, pero tranquilos ciudadanos que nosotros no tenemos que preocuparnos ya que para nuestro ojo es imperceptible –nótese mi ironía-. De momento ya podemos ver con nuestros ojos como en la Reina Sofía han quitado todos los pequeños azulejos o revestimiento del edificio porque se caían al suelo desde alturas muy altas.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias es todo un negocio, y un ejemplo claro es el edificio del Ágora, el cual se utiliza tan solo entre 20 y 30 días al año, los cuales 10 son del ATP 500 Valencia de Tenis y otros cuantos días más para la Fashion Week de moda en Valencia… increíble. Y qué decir del Puente de l’Assut de l’Or, el cual está mal hecho y también tambalea y se dobla cuando hace mucho aire… eso sí, estos dos últimos edificios que os he citado personalmente los vi levantándose sin información previa –a lo mejor es que yo estaba despistado y no vi algo parecido a el BOE de Valencia o vete a saber tu que informe diciendo que iban a construir dos edificios importantes nuevos con nuestros impuestos-.

La CAC, ese espacio cultural que tiene en el Museo Príncipe Felipe –¿tendrán que llamarlo ahora Rey Felipe?– en el cual no cambian la exposición desde hace más de 10 años…

Ahora os hago una pregunta, ¿vale la pena tener la CAC y pagar por ella todos los ciudadanos de Valencia a cambio de que se caiga a pedazos o se hunda? Pan para hoy, hambre para mañana.

The following two tabs change content below.

Santiago Sánchez

Director de La Séptima Entrevista.

2 Comments

  1. Beatriz Camps says:

    Muy interesante, Santiago.
    Y muy triste.
    Y muy preocupante…
    Gracias.
    Y gracias también por la sonrisa… -¿tendrán que llamarlo ahora Rey Felipe?…- Jeje…
    Saludito 😉

    • Santiago Sánchez Arenas says:

      JAJAJAJA Cierto, es una cuestión que siempre se me está pasando por la cabeza ahora que es Rey.
      Me alegro que te haya gustado 🙂

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: