Revolución, rebelión y otras maneras de hablar de amor

Posted by

Qué guapo está cuando me habla de revolución, de lucha, de ir a por todas.

Cuando me dice que él no entiende de banderas, ni de guerras y mucho menos por razas.

Qué guapo está cuando me habla de injusticias, desvelos y manifestaciones.

Y es que fui atea hasta que consideré como milagro el formato de su voz, y es que ahora son sus cuerdas vocales la soga que me cura de este terrible cosquilleo del que ya no puedo huir.

Qué guapo está cuando me habla de poesía, sin saber que él mismo es verso, rima, musa, y que tiene una sonrisa capaz de crear metáforas. Cuando se rebela de este mundo burdo, farsante e intolerante. Y sale a la calle.

Y lucha

y grita.

y reclama.

y no para.

Qué guapo está con el corazón zurdo y tricolor. Cuando defiende sus derechos y eleva hasta el séptimo cielo su propio himno. Cuando se solidariza, cuando se horroriza frente al telediario, cuando se sensibiliza de las catástrofes.

Qué guapo está cuando no comprende el porqué de tanto dolor. Cuando se indigna en cada 15 de mayo, pero lo que él no sabe es que está tan guapo como aquella Madrid desprendiendo magia y futuro.

Qué guapo está cuando lo tiene todo tan claro, cuando se une bajo el mismo pueblo guiado para la libertad. Y cuando lleva por credo la indistinción de clases y la justicia social. Yo, sin tanta fuerza de voluntad, perdí mi juicio y mi bandera siguiendo la constelación que se dibuja en su espalda.

Y es que no entiende de desastres, porque yo soy uno de ellos, y aún así, me hace sentir primavera.

 

The following two tabs change content below.

Alba Saez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: