En medio, la directora Chelo Álvarez-Stehle y la sobreviviente colombiana del tráfico sexual Claudia García bajo el cartel del Humans Fest.

En medio, la directora Chelo Álvarez-Stehle y la sobreviviente colombiana del tráfico sexual Claudia García bajo el cartel del Humans Fest.

“Sands Of Silence”, cómplices de la violencia sexual

Posted by

El documental Sands of Silence, Waves of Courage (en castellano: Arenas de Silencio, Olas de Valor) fue proyectado el pasado domingo 12 de febrero en la Filmoteca como parte del Humans Fest, el Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos de Valencia. El título, que sugiere esa dicotomía entre el silencio y el coraje, es perfecto para un trabajo que defiende la rotura del silencio y complicidad que hay en un tema aún estigmatizado que avergüenza sin razón a víctimas y a sus familias. La directora, Chelo Álvarez-Stehle, juega en la difusa línea que separa el periodismo del activismo: “Respeto mucho a los periodistas que no cruzan la raya; pero en mi caso, es imposible. Voy como ser humano, no como un periodista que simplemente viene a atrapar y utilizar una historia”.

En medio, la directora Chelo Álvarez-Stehle y la sobreviviente colombiana del tráfico sexual Claudia García bajo el cartel del Humans Fest.

Con la sala a rebosar, la directora acompañó al público en la visión de la cinta. Sands of Silence, Waves of Courage explora el viaje íntimo e introspectivo de ella misma en paralelo a su trabajo como periodista internacional acostumbrada a denunciar el estado de explotación y abuso sexual que viven miles de mujeres y niños alrededor del mundo. Tal y como el mismo documental menciona, no, la esclavitud no acabó en el siglo XIX: el tráfico de personas sigue siendo uno de los negocios más lucrativos del mundo. Sin embargo, nosotros seguimos sintiendo que es un tema externo, alejado de nosotros, propio de los telediarios de la tarde. Nuestra supuesta superioridad moral y etnocentrista hace que enfoquemos la mirada en sociedades alejadas de las nuestras, y negamos que las barbaridades que en ellas suceden puedan tener la mínima conexión con nuestra realidad.

Chelo Álvarez-Stehle, periodista y documentalista española afincada en los Estados Unidos, pretende contraargumentar esto, y trasladar el tema del abuso sexual a nuestra propia casa: “Me fijaba en uno de los extremos del espectro de violencia sexual, pero al ir avanzando en el proceso me dí cuenta de que muchas veces las víctimas de trata han sido antes víctimas del ciclo de violencia sexual que empieza en las casas, las escuelas, o las iglesias“. El impacto psicológico que la periodista sufrió cuando su hermana fue abusada de pequeña será el punto de partida para desvelar su propia historia, que ha ocultado todo este tiempo. “El denominador común es el silencio. Y dentro de mí también había un silencio”, explicó.

Coloquio de Sands Of Silence. En medio, la directora Chelo Álvarez-Stehle y la sobreviviente colombiana del tráfico sexual Claudia García.

En el coloquio posterior, el debate sobre la violencia sexual se enfocó, en parte, en por qué son siempre las mujeres las víctimas. Destacó la participación de Claudia García, una sobreviviente colombiana del tráfico sexual: “Todas las mujeres, de todos los rincones del mundo, sufrimos la violencia machista”. Al igual que en el documental Virginia Isaías, que escapó junto a su hija de una red de trata entre Estados Unidos y México y hoy es una conocida activista, o la nepalí Anu, que denunció y encarceló a sus traficantes, Claudia es una mujer fuerte que demuestra haber superado lo que le ha tocado vivir. Es hasta capaz de sonreír cuando explica que “lo llaman crímenes pasionales, pero son feminicidios, asesinatos de mujeres” o “¿Micromachismos? Nada es micro si sientes que se vulnera lo más mínimo de tu existencia“.

Los largos aplausos y las interesantes intervenciones del público demostraron que el documental encandiló a muchos, y, al igual que con el propio proceso de construcción de este para la directora, despertó, también entre los espectadores, antiguas pesadillas y heridas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: