(Trump), lo Políticamente Correcto y la Política Incorrecta

(Trump), lo Políticamente Correcto y la Política Incorrecta

Posted by

El hombre prefiere querer la nada a no querer Nietzsche

Lo que más y menos me gusta de Trump, es precisamente lo mismo. El sutil hecho de que se ha convertido en un altavoz de esa mayoría, antes silenciosa. Sus palabras son las de mucha gente, ha conseguido llevar (¿no es acaso eso la democracia?) el comentario de bar de cualquiera que pasé por allí, justo detrás de un atril armado de micrófonos.
Donald T. ha logrado una mayor exposición de lo que la educación, el buen gusto, la hipocresía, la aceptación social, en resumen ese correctismo político (al que estamos suscritos como espectadores -consumidores secundarios, donde los políticos son actores) nos ha ofrecido… una adocenada capacidad crítica y expresiva; corsé de opinión oscura y escondida.

Queremos oír lo que pensamos. Somos adultos con subterfugios infantiles en forma de convencionalismos sociales. Insultar está mal y “aquello no se puede decir” ¿es una cuestión de educación, elegancia o manipulación contra la libertad? Cuantas veces un insulto además de desprender rabia e ira así como una voluntad de dañar, también es una fina observación aherrojada hasta ese momento por… ¿educación, civismo…?
Hemos sustituido la rabieta, nuestra incapacidad por aceptar una situación o comentario, por un “eso no se puede decir”. Hemos sofisticado nuestra baja tolerancia a la frustración con normas de conducta que nos permiten ser falsos y relajados en zonas de confort artificial. Es una forma de censura de la realidad y de nosotros mismos eso es lo que encierra el rechazo sistemático de lo políticamente incorrecto.

Es una estafa que afecta al político, creando una distancia insalvable, una pérdida de confianza, similar a la que se da en las parejas. La situación de no saber a quién se vota crea ese “todos son iguales”, indiferencia por resignación, por ignorancia, porque oír continuamente lo mismo es como no escuchar nada. Palabras para contentar a unos y no enfadar a otros.

Intentar ocultar algo, tratar de no molestar, de no resultar incómodo a nadie es una ingenuidad perversa.
¿Quién es ese interlocutor de piel aterciopelada, gestos medidos y frases que por punto tienen una sonrisa dental? Optimizar este gesto, esta palabra y así, solo así conseguir el objetivo.
No ser bueno, sino parecerlo, hacerlo creer, ser lo suficientemente persuasivo (usando para ello técnicas que manipulan nuestra voluntad) para transformar tu opinión. Recuerda a un títere, a un maniquí, tratando de representar aquello que no es. Diseñando una imitación  de la vida para atraer al público sin opinión pública.

Quizás la clase política parece alejarse por esta imagen que ofrece, de sonrisa perfecta, traje impoluto. La gente necesita que se llame al pan pan y al vino vino. El triunfo de Donald Trump responde a esta situación.  ¿Es populista, decir lo que la gente quiere oír, aunque sea triste y desagradable? o ¿es más desagradable oír lo que en público aceptamos pero en la intimidad rechazamos?

Lo políticamente correcto,  ha creado ese eco que sentimos y/o preferimos más real, esa visión a la que no alcanza la luz por falta de libertad.

Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.”  Abraham Lincoln 

The following two tabs change content below.

JAlx

One Comment

  1. Pepa Tena Pérez says:

    No podemos decir que D.Trump sea políticamente correcto , en mi opinión hace gala de todo lo contrario y esa es su zona de confort ,goza desatando la polémica ,es la manera con la que ha conseguido tener una campaña que apenas le ha costado un dolar y salir en primera pagina en todos los medios . Populista es, sin lugar a dudas .Hasta que punto es sincero ??? Seguramente ,ni él mismo lo sepa . Por eso ,precisamente ,es un peligro .

Deja un comentario

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Member of The Internet Defense League
A %d blogueros les gusta esto: