Un nuevo caciquismo

Un nuevo caciquismo

A pesar de lo que pudiera parecer, Islantilla, una población costera de la provincia de Huelva,  no posee avenidas repletas de discotecas con guiris emborrachándose. Más bien todo lo contrario, apenas encontrarnos sitios de ocio nocturno tanto para jóvenes como para adultos.  Las discotecas así como el botellódromo no se encuentran si quiera en el pueblo; a 7 km de La Antilla encontramos El Terrón, un puerto deportivo repleto de sucias naves industriales y que es la zona dónde se sale de fiesta (o eso nos han dicho siempre).  A lo largo de los años, El Terrón ha ido entrando en decadencia: antes podíamos encontrar gran número de discotecas-naves abiertas, donde se podía elegir entre una más que aceptable variedad de ambientes. Hoy en día, esto no es así, apenas queda abierta una sola discoteca  en condiciones en esta zona y una nave en la que cobran 5 euros a los menores a los que no se les permite entrar en “la de mayores”. Pero, ¿por qué no más discotecas o lugares donde salir y pasarlo bien? Lo cierto es que se han hecho diferentes intentos por captar el público joven de Islantilla, todos fallidos.

Pero no sólo los bares o discotecas para los universitarios han ido en detrimento, incluso algunos bares de copas como el Level 5th han tenido que cerrar sus puertas, y no precisamente por falta de público. Desde hace años, se está formando en Islantilla un gobierno en la sombra, que incluso parecería controlar a los Ayuntamientos de Lepe e Isla Cristina y que no para de boicotear a muchos de los locales de nueva apertura.  Un contrato no escrito entre quién sabe quién para que permanezcan abiertos sólo los sitios de toda la vida.  Cada vez son más los bares o discotecas que han sufrido el acoso de policía, tanto en la zona de la playa como en la del golf, decenas de llamadas de las mismas personas para denunciar molestias de cualquier tipo, aunque el lugar en cuestión no estuviera incumpliendo la ley. Nada. Si bien es cierto que estos locales molestan de vez en cuando, los vecinos se han quejado, pero no se han dedicado a quemar el 091 para pedir su cierre a las 02.00 de la madrugada.  Si en La Antilla e Islantilla no hay posibilidad de variar no es por culpa del público, si no por ciertas personas que no quieren que su hegemonía se rompa.

De lo que no se dan cuenta estos caciques playeros es que si Mahoma no va a la montaña…; cada vez son más los jóvenes que eligen Portugal como una opción bastante más apetecible debido a su proximidad y por supuesto a las grandes posibilidades que nos ofrece: Manta Rota, Albufeira, Olhao… Pero no sólo eso, el servicio de taxis a sitios como Punta Umbría, sensiblemente más lejos, pueden llegar a dar decenas de viajes de ida y vuelta los fines de semana.  Camorra para todos.

The following two tabs change content below.

Alejandra Durán

Latest posts by Alejandra Durán (see all)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: